Home Page - Últimas Noticias - Noticia

La creación de empleo se consolida y se extiende a todos los colectivos, excepto a los jóvenes



La creación de empleo se consolida y se extiende a todos los colectivos, excepto a los jóvenes
  • El sector industrial (+3,8%) continúa liderando el avance de la ocupación, al que se ha unido el de los servicios privados. El fuerte impulso de ambos podría propiciar un cambio de modelo económico y empresarial.
  • Los sectores con crecimiento representan ya cerca del 93% del empleo.
  • La recuperación se extiende ya a las categorías ocupacionales de menor cualificación y algunos de los colectivos más afectados por la crisis.
  • Los jóvenes de 16 a 34 años continúan sin beneficiarse de esta recuperación laboral y presentan cifras negativas aunque mejoran respecto a hace un año.

Según el 47º Índice ManpowerGroup “El empleo en 2015: extensión, consolidación y retos”, el aumento del empleo en el tercer trimestre de 2015, ha registrado el mayor crecimiento anual en ocho años (+3,1% y 536.000 nuevos ocupados), encadenando 6 trimestres consecutivos de ascensos. Este hecho sumado a que cerca del 93% del empleo se encuentra en sectores que crecen en ocupación y al incremento de la misma en algunos de los grupos, apuntan a una mayor solidez de la recuperación del mercado de trabajo en España. No obstante, este elevado incremento del empleo (3,1%) podría estar llegando a sus cotas más altas. En los próximos meses la creación de empleo podría estabilizarse en el 2% o en un nivel superior si se mantiene la calma económica a nivel interno e internacional.

Estas son algunas de las principales conclusiones del 47º Índice ManpowerGroup, presentado hoy en Madrid por Raúl Grijalba, Presidente Ejecutivo de ManpowerGroup en España, y Josep Oliver, catedrático de Economía Aplicada de la Universidad Autónoma de Barcelona y autor del estudio.

El año que termina en el tercer trimestre de 2015 muestra una consolidación de la creación de empleo, en el que la industria (+3,8%) y la construcción (+5,8%) continúan con elevadas tasas de avance. La industria comenzó a avanzar fuertemente (+3,5%) en el tercer trimestre de 2014 y, a partir de entonces creció a niveles del +6,4% en el segundo trimestre de 2015, para quedarse en el +3,8% anual del tercer trimestre de 2015. Su importante avance desde 2014 ha provocado una notable contribución de la industria al crecimiento del empleo. El sector industrial ha estado aportando una media del 26% del empleo creado, muy por encima de su peso en torno al 14% en los años de recesión. Estos muy positivos resultados parecen estar vinculados, además de la reactivación del consumo y la inversión interna, a la mejora de las exportaciones.

Ocupación industrial (2007/T3-2015/T3)

En el caso de la construcción, con un aporte de 59.000 trabajadores en el tercer trimestre, su cambio de tendencia hacia tasas positivas ha sido reciente y muy intenso, lo que sugiere poca robustez en esta mejora. El intenso auge del primer semestre de 2015, parece confirmar la hipótesis que una parte de su aumento estaría vinculado a la finalización de obra pública, aunque es cierto que también se observan indicios de recuperación en ciertos segmentos de la edificación no residencial y residencial. Por ello, la fuerte reducción de su crecimiento en el último trimestre parece apuntar a una ralentización sobre la que habrá que estar atentos los próximos trimestres.

Acentuación de la mejora (+3,1%) y ampliación sectorial (hasta el 93% del empleo)

El último trimestre de 2015 ha reforzado la tendencia anual acentuando el avance y la extensión sectorial. Ambos aspectos, lógicamente, están interrelacionados, ya que a medida que las ganancias de empleo se han extendido a más sectores, el crecimiento ocupacional ha ido ganando intensidad. Así, el aumento interanual de la ocupación se ha ido elevando desde el 2,9% de los dos primeros trimestres al 3,1% del tercer trimestre del año en curso. Esta profundización expresa, a su vez, una creciente extensión sectorial de la recuperación; desde el 35,6% del empleo en 2014/T1, a niveles máximos durante los últimos meses de 2015 con 92,7%.

Sectores que ganan empleo en cada trimestre (trimestre 2013/T1-2015/T3)

Los crecimientos más destacados los protagonizan, fundamentalmente, ramas industriales, de servicios y el primario: el textil, cuero, calzado, madera y corcho (12,5%), metalurgia y fabricación de productos metálicos (9,3%), industrias extractivas, energía, agua y residuos (8,9%), maquinaria y equipos (8,3%), química y farmacéutica, caucho y materias plásticas (7,5%), industria del papel, artes gráficas y reproducción de soportes grabados (7,4%), servicios de información y comunicaciones (6,5%), educación (6,3%) y el primario (6,3%).

Crecimientos por grupos y características de los nuevos ocupados

El elemento definitorio de la mejora del empleo ha sido su extensión hacia sectores y características peor tratadas en la recesión. En lo que refiere al sexo de los nuevos ocupados, la crisis que había experimentado el empleo masculino se ha dejado ya atrás de forma clara, y en el tercer trimestre de 2015, tanto hombres como mujeres presentan el mismo avance del empleo (del 3,1%). También es un rasgo de solidez del mercado laboral el fuerte crecimiento del empleo inmigrante, sensiblemente por encima del nativo, un colectivo que fue notablemente más castigado por la destrucción de empleo. Del mismo modo, el que los ocupados con estudios bajos presenten ya avances (+2,5%) refuerza esta tendencia de robustez de fondo, aunque su aumento sea inferior al de los ocupados con estudios medios (+4,7%).

En este sentido, también destaca la extensión de la creación de empleo hacia las categorías ocupacionales de menor calificación, un proceso que sólo las alcanza cuando el ciclo de creación de empleo ya se consolida. Y esto es lo que ha sucedido los últimos trimestres, de forma que en el tercero de 2015 el empleo no cualificado ha sido el que más ha avanzado (un +4,4%). Además, que en un trimestre tan afectado por el ciclo turístico, el empleo a jornada completa haya continuado avanzando a buen ritmo (+2,8%) emerge como una otra característica que sustenta la fortaleza de la mejora en curso.

Otras características de los empleos creados en el último año también confirman esta solidez, en especial, el mucho más intenso aumento del empleo asalariado (-3,7%) que el de los no asalariados (+0,1%). Es conocido como, en el mercado de trabajo español, una de las formas de evitar el desempleo ha sido la creación de falsos autónomos, aspecto que en la segunda recesión se destacó con especial intensidad, ya que en pleno colapso de la ocupación total, el empleo de los autónomos y empresarios individuales aumentó con intensidad. Por ello, el que en estos últimos trimestres sea la ocupación asalariada la que explica el grueso del nuevo empleo debe considerarse como un indicador de la fortaleza de fondo del actual fase de aumento del empleo.

Ocupación asalariada y no asalariada (2007/T3-2015/T3)

En definitiva, un empleo basado en los servicios privados y la industria, y un aumento del empleo asalariado del 3,7%, son la mejor combinación para garantizar un crecimiento sostenible de la ocupación a medio plazo.

Los jóvenes reducen sustancialmente su caída en el empleo

Donde todavía el aumento del empleo no se ha dejado sentir es en la ocupación de los más jóvenes, aquellos entre 16 y 34 años. La segmentación por edad de los ocupados refleja la continuidad de tendencias anteriores, es decir, aumento de la ocupación de 35 a 64 años y caídas entre 16 y 34 años. No obstante, en términos interanuales, frente al avance del +3,1% del total del empleo en 2015/T3, los ocupados de 35 a 64 años han incrementado su ocupación sensiblemente por encima de la media, a una tasa anual del +4,3%, mientras que los jóvenes de 16 a 34 años presentan una muy ligera reducción (un -0,2% anual). Así, para ambos colectivos, los datos anuales reflejan una mejoría respecto a lo sucedido el mismo trimestre del año anterior, cuando los de 35 a 64 años crecieron un 3,0% anual (y 366.000 empleos), y los de 16 a 34 años cayeron del -2,0% (-99.000 empleos), por lo que a pesar de su contracción el cambio de tendencia del empleo de los jóvenes es notable, pudiendo anticipar su pronta incorporación a la mejora ocupacional.

Ocupación según edad (2007/T3-2015/T3)

Cómo afrontar los retos según ManpowerGroup

Sigue siendo especialmente alarmante ver cómo los jóvenes continúan sin beneficiarse de la incorporación a este mercado en plena actividad que ha ocupado, sobre todo, a personas de entre 35 y 64 años. Este hecho refleja la existencia de un problema de fondo con importantes implicaciones no sólo en el ámbito de la educación y la formación, sino también de características sociales y demográficas. Es por ello que, desde ManpowerGroup, seguimos entendiendo como primordial mejorar la empleabilidad de estos colectivos, ya que nos encontramos con un importante desajuste entre las cualificaciones personales y las necesidades de las empresas y el mercado. A día de hoy existe una clara falta de profesionales formados en determinadas áreas, especialmente en las técnicos-científicas, pero también en otras ramas como oficios manuales cualificados u operarios especializados que nuestro mercado deberá atraer de otros países.

Creemos necesario dotar de las competencias que hacen empleables a los profesionales. Y éstas no son sólo de formación tecnológica, técnica o en idiomas sino que tienen que ver con habilidades como la flexibilidad, la adaptación cultural o la polivalencia. Estas competencias son más que necesarias para un mercado laboral, más exigente, más complejo y, sobre todo, más cambiante que nunca.

Consideramos que lo que marca la diferencia hoy es la transformación cualitativa de nuestro empleo, de nuestros profesionales y éste es precisamente donde todos tenemos un reto urgente. Entre todos necesitamos reorientar a las personas hacia las necesidades de un mercado complejo, nuevo y cambiante que demanda competencias y conocimientos diferentes. En ManpowerGroup como compañía especialista en empleo y gestión de talento, tenemos claro el privilegio de nuestro quehacer diario: conectar a las personas con un puesto de trabajo (3,4 millones a nivel mundial en 2014) y estamos convencidos que la clave está en apoyar a las personas y a las empresas para dar respuesta a sus necesidades. Consideramos que cualquier sociedad que pretenda progresar en este sentido y construir un mercado laboral sólido debe abordar de forma seria y profunda el concepto del talento, establecer programas a medida, tanto para las personas como para las compañías, y poner los medios necesarios para hacer de la empleabilidad el objetivo final y el logro de todos.

Enlaces: